Argentina

Cristina Kirchner: la mejor alumna del FMI…

25/2/2013

“Por sus frutos los conoceréis”

Evangelio según San Mateo; 7:20

 

El próximo 25 de mayo se cumple una década de Gobierno Kirchner lo que nos permite evaluar con cierta perspectiva histórica no sólo los resultados concretos de las gestiones de Néstor y Cristina Kirchner, sino también los objetivos, intereses y modelo ideológico que los hamovilizado a lo largo de esta cruel Tercera Década Infame ([i]).

Cuadro de situación

Hoy, el Pueblo Trabajador Argentino – esa vasta mayoría silenciosa que observa atónita la casi completa degradación, decadencia y debilitamiento de nuestra nación en lo político, cultural, social y económico ante un mundo crecientemente peligroso – comienza a movilizarse con un triple objetivo:

(a)   procurar entender por qué la Argentina ha caído a niveles tan abyectamente bajos; o sea, cuáles han sido y son los mecanismos que llevaron a nuestra actual decadencia,

(b)   procurar identificar quiénes – operando desde el Estado, la oposición partidocrática, los multimedios y otros sectores – han sido los causantes de esta caída estrepitosa; o sea, quienes con los responsables de nuestra decadencia, y

(c)   determinar qué puede y debe hacer con urgencia el Pueblo Trabajador para volver a ponerse de pie y recuperar una Argentina hoy secuestrada por los peores elementos internos y externos; o sea cuáles son los ejes de la lucha por nuestra segunda independencia.

Pues ya no se trata tan solo de luchar contra un determinado gobierno – hoy, el Kirchnerismo y sus hordas de irresponsables, ladrones, inmorales, usurpadores y enemigos del país – pues, seamos sinceros: todo lo que vino antes de los Kirchner a lo largo de estos tristes treinta años de “democracia” ([ii]) ha sido mayormente una calamidad.   Duhalde, De la Rúa, Menem, Alfonsín y ahora los Kirchner han venido para completado la magna tarea de destrucción nacional urdida desde los máximos centros de poder mundial, que comenzara en marzo de 1976 cuando una minoría usurpadora de civiles y militares desplazó al gobierno legalmente constituido para impulsar no sólo la violencia social sobre la mayoría del pueblo argentino sino – lo que fue mucho peor – imponer los intereses financieros y geopolíticos de los Dueños del Poder Global.   Esa y no otra fue la tarea  de personeros locales como José Martinez de Hoz, Roberto y Juan Alemann, Domingo Cavallo, el CARI – Consejo Argentino para las Relaciones Internacionales – y los grandes multimedios, siempre alineados a los intereses de las “embajadas” clave.

“¡Con yanquis y con marxistas, no hay peronistas!”

Una de las mayores mentiras instalada en nuestra sociedad es que los gobiernos Menem y Kirchner fueron y son “peronistas”.  Que cualquier cretino o cretina se autodefine como “peronista” – sabiendo que así logrará captar muchos votos o al menos el “voto emotivo” de la familia peronista – no significa que lo sea.  Todos conocemos el aluvión de “peronistas” que no lo son ni jamás lo fueron: desde Macri, Duhalde y Rodriguez Sáa hasta Scioli, Alsogaray y De la Sota pasando, por supuesto, por Menem y los Kirchner.

Juan Perón dejó bien en claro cuál era su doctrina a través de sus diversos discursos, conferencias, actos de gobierno y libros, notablemente “Conducción Política”, “La Comunidad Organizada” y “La Hora de los Pueblos”.

Un fundamento justicialista inamovible fue mantenerse independiente de los ideologismos de izquierda y de derecha propios del siglo XX, lo que en la práctica significa rechazar tanto la tutela del marxismo como la del poder del dinero.  Es lo que Perón denominó la “Tercera Posición”, que conforma casi podríamos decir una ‘prueba ácida’ de si un político o partido representa auténticamente los lineamientos ideológicos del justicialismo o si, por el contrario, se trata de farsantes y oportunistas.

Reiteradamente, Cristina Kirchner declama que “hay que profundizar el Modelo”, dejando a un enorme sector del Pueblo Trabajador de clase media preguntándose ¿de qué “modelo” está hablando?”  Pareciera ser que el tan cacareado “Modelo” es hoy un hermético secreto de Estado que nadie conoce; algo “Top Secret” como diría Cristina en sus raptos de chapucear el par de palabras en inglés que se aprendió…

Para la correcta compresión de la temática abordada en este artículo – o sea, Cristina Kirchner como gerenciadora del FMI y de la banca global – creemos que resulta vital primero aportar algunos lineamientos respecto del famoso “Modelo K”.  Digamos al respecto que:

(1)   Los Kirchner no son, jamás fueron ni nunca serán Peronistas o Justicialistas en el sentido de suscribir y aplicar la doctrina política de Juan Domingo Perón en sus políticas y actos de gobierno; nos referimos especialmente a la doctrina justicialista de la “Tercera Posición” de no alineamiento ni con el marxismo internacionalista ni con el capitalismo financiero internacional;

(2)   Los Kirchner, en verdad, siempre han sido, son y seguirán siendo socialdemócratas, según las consignas aggiornadas de la Internacional Socialdemócrata y su “tercera vía” emanada de las usinas y think-tanks británicos próximos a la London School of Economics ([iii]).

Hoy, esta aggiornada socialdemocracia se ha transformado en una suerte de “caza bobos” ideológico, utilizado con gran eficacia por los dueños del poder global para promover sus intereses geopolíticos, sociales y económico-financieros sobre todo el planeta, la Argentina y nuestro continente incluidos.

Veamos entonces cuales son los tres ejes fundamentales de esta “renovada” Social Democracia que, una vez comprendidos, tornan muy fácil identificar las raíces, razón de ser y objetivos del “Modelo K”; por cuanto la Social Democracia es:

  • De IZQUIERDA en lo social y cultural.  Ello se verifica en un discurso “para la galería” que es anti-militar, anti-religión, pro-gay, pro-aborto, pro-libertinaje, pro-parasitismo laboral, anti-tradicional y – muy especialmente para los más jóvenes – promotor de una sub-cultura erosiva y decadente de estilo “sexo, droga y rock and roll”([iv])
  • De CENTRO en lo político.  Mantiene un respeto y alineamiento absoluto ante la inicua estructura de poder mundial y, mucho más importante,ante el imperativo geopolítico del los dueños del poder global en este naciente Nuevo Orden Mundial, verdadero enemigo de todos los pueblos ([v]).
  • De DERECHA LIBERAL en lo económico/financiero cumpliendo a rajatabla con las exigencias de la banca usurera global de:

(a) jamás investigar el origen y evolución de la deuda pública externa e interna del país a lo largo de casi 40 años ([vi]) y, por supuesto,

(b) pagar, pagar y pagar a la banca internacional, priorizando SIEMPRE el pago de la deuda por encima de las necesidades sociales y estratégicas del pueblo argentino.

Este alineamiento simultáneo a las consignas ideológicas de la izquierda y a las exigencias financieras de las élites de la derecha liberal, representa una total negación de la doctrina y praxis del justicialismo.  Pareciera que el “Modelo K” en lugar de sostener la sabia consigna peronista “¡ni yanquis, ni marxistas: peronistas!”, ejecuta políticas de alineamiento CON los poderosos “yanquis” y CON los decrépitos “marxistas” devenidos en socialdemócratas.  De esta manera, el kirchnerismo deviene en cualquier cosa MENOS peronista: claramente “con yanquis y con marxistas, no hay peronistas…”

 

El verdadero rostro del “Modelo K”: una “Receta del FMI”

Evaluemos entonces cuatro fenómenos fundamentales que caracterizan a la política económica del Gobierno Kirchner en la Argentina: (i) creciente inflación, (ii) cepo o “corralito” del Dólar, (iii) feroz ajuste fiscal, y (iv) retraso cambiario.   En su conjunto, veremos cómo se desenmascara el verdadero rostro el “Modelo K”.   En rigor de verdad, tomados individualmente, cada uno de estos cuatro factores tiende a empeorar; pero tomados en su conjunto sus efectos nocivos y destructivos sobre la economía y finanzas se potencian entre sí, en un retrógrado “el todo es mucho más que la mera suma de sus partes”.

Lo notable es que las agresivas políticas del Gobierno Kirchner y sus principales colaboradores en esta destrucción programada de la economía nacional argentina – con el consabido deterioro y sufrimiento para toda la sociedad – parecieran haber sido elaboradas su medida por tecnócratas del Fondo Monetario Internacional, de la Reserva Federal y el Depto. del Tesoro de EEUU, y la banca usurera globalizada.

 

1) INFLACIÓN, creciente y galopante…

Desde hace unos tres o cuatro años la Argentina sufre creciente y alarmante aumento en el nivel de inflación del Peso Argentino.  A lo largo de las últimas décadas, Argentina ha experimentado largos y reiterados períodos endémicos de alta inflación – incluso episodios traumáticos de hiperinflación como ocurriera en 1989 bajo los gobiernos Alfonsín y luego Menem.

Lo que hace que la actual galopante inflación (más del 27% en 2012; y con proyecciones superiores al 30% en 2013) resulte aún más enojosa para el pueblo argentino, son las flagrantes y obscenas mentiras propagadas por funcionarios despreciables como el secretario de comercio Guillermo Moreno, y los datos falseados desde el propio Estado a través del INDEC – Instituto Nacional de Estadísticas y Censos–que acaba de declarar que la inflación oficial del 2012 fue 10,8% y la del mes de enero del 1,1%.  Nadie, ni siquiera el más fanático “K”, puede sostener semejantes burdas mentiras; incluso los empleados del INDEC se manifiestan protestando contra la falsificación sistemática de los datos que emite, promovido desde las máximas instancias de ese ente oficial.

Pero, hagamos una pregunta fundamental: ¿Por qué hay un brote inflacionario en el país?  Las causas son complejas y diversas, e incluyen un no despreciable factor de psicología colectiva por cuando toda expectativa inflacionaria tiende a elevar los precios de productos y servicios aún más de la cuenta, “por las dudas”.  Pero las causas de la inflación son mucho más concretas:

  • EMISIÓN – Primero, lo obvio: hay creciente inflación porque el Gobierno emite una mayor cantidad de billetes de los que la Economía Real demanda.  Una economía equilibrada mantiene una masa de dinero circulante que es consistente con el crecimiento de la actividad económica.  O sea, que toma en cuenta factores macroeconómicos verificables tales como la velocidad de circulación del dinero en distintos sectores de la economía, las necesidades de crédito público y privado, y las demandas infraestructurales (social y estratégica), entre muchos otros.  Pero el Gobierno K (al igual que todos los gobiernos en los últimos 40 años) hace caso omiso de esta realidad y, en su lugar, emite sin ton-ni-son todo el dinero que necesita – como una suerte de manotazo de ahogado – para cubrir compromisos imperiosos como el pago déficits fiscales y deuda pública, siempre “pateando para adelante” el problema de la deuda e inflación así generada: siempre se hipoteca el futuro.  Hoy, envilecer el valor del Peso Argentino con sobre-emisión monetaria le da “aire” al Gobierno Kirchner, pero sólo por un rato.  Pues, al igual que le ocurrió al presidente Raúl Alfonsín en 1989, por el camino de la sobre-emisión monetaria descontrolada, el Gobierno arrastraal país hacia el abismo de la hiperinflación… ¡O peor!
  • COMPRA DE DÓLARES POR EL GOBIERNO – En segundo término y mientras que es verdad que parte de esta emisión monetaria se aplica para financiar grandes gastos administrativos y sociales propios de una política de gobierno sustentada en el clientelismo de los sectores más desprotegidos, una enorme parte sin embargo se utiliza para adquirir hasta el último dólar que ande dando vueltas en la plaza Argentina.  Así, el Gobierno Kirchner trata de juntar las divisas necesarias para pagar los intereses de la Deuda Externa, cuyo monto acumulado excede ampliamente los u$s 10.000 millones anuales.  Este mecanismo de absorción por el Gobierno de todos los dólares disponibles se ejecuta dentro del marco de una compleja ingeniería financiera urdida desde el propio Estado.  Su complejidad artificiosa pareciera tener entre sus objetivos  encubrir el hecho de que buena parte de la inflación que hoy sufrimos tiene su causa directa en la política del Gobierno Kirchner a lo largo de la última década de priorizar el pago de la deuda externa a la banca usurera global, por encima de las legítimas necesidades y aspiraciones del Pueblo Trabajador Argentino.   Esta problemática va de la mano del creciente déficit fiscal y del cepo/corralito del dólar, y ha sido detallada y sólidamente explicada por el Lic. Héctor Giuliano ([vii]) en un reciente artículo, “Deuda Pública y Déficit Fiscal”, disponible en el siguiente link: http://proyectosegundarepublica.com/wp-content/uploads/2012/07/GIULIANO-ARTICULO-2013-02-18-DP-DÉFICIT.pdf

2) “CEPO” o “CORRALITO” del DÓLAR

Como decimos, el Gobierno Kirchner tiene imperiosa necesidad de hacerse de dólares para pagar los servicios de la Deuda Pública, para lo cual imprime grandes cantidades de pesos que luego utiliza para comprar dólares a una tasa de cambio preferencia, “oficial” y ficticia y mantenida artificialmente baja (ver abajo el punto “(4) Retraso Cambiario”)que le permite comprar las divisas necesarias para pagar la Deuda.

  • ATAQUE AL MERCOSUR – Hasta tal punto llega la arbitrariedad, el pánico y la falta de idoneidad del Gobierno Kirchner en su gestión, que no sólo no permiten que los argentinos compren divisas fuertes como el Dólar o el Euro – sea para viajar, o para cubrir gastos legítimos en el exterior – sino que tampoco permiten que compremos Reales brasileros o Pesos chilenos y uruguayos o Guaraníes,necesarios para podernos trasladar libremente y hacer negocios y operaciones comerciales dentro del Mercosur.  Con el Cepo/”Corralito” del Dólar, el Gobierno Kirchner le ha asestado una golpe potencialmente mortal al Mercosur que se ve así desarticulado y debilitado, con lo que Kirchner ejecuta otro objetivo de la banca usurera global: entorpecer, debilitar y eventualmente destruir el Mercosur para favorecer el AFTA.
  • CLAVE: O SE GOBIERNA PARA EL PUEBLO, O SE GOBIERNA PARA LA BANCA GLOBAL – El pago prioritario y sistemático de la Deuda Pública Externa conforma un eje clave del Gobierno Kirchner.  A pesar de la falsificación de datos y estadísticas, el Ministerio de Economía reconoce que al 30 de junio 2012 ([viii]), el total de deuda pública asciende a u$s 194.000 millones, lo que refleja el aumento permanente de la deuda pública a pesar de que se soslayen y esconden datos clave; por ejemplo, no computa la deuda pública de provincias y municipios, ni los juicios contra el ANSES con sentencia en firme.  También se soslaya que bajo el Gobierno Kirchner se generó una gran deuda intra-estatal con diversas entidades, notablemente el Banco Central (tomando sus reservas de divisas), el ANSES (confiscando fondos que son propiedad de los jubilados, para luego no aceptar se ajusten sus haberes ni paguen los juicios con sentencia en firme), y el Banco de la Nación Argentina (copando líneas de crédito que por ley debieran canalizarse a las Pymes, entre otros destinatarios).  El Gobierno Kirchner ha confiscado todos estos fondos con un fin prioritario: pagarle a la banca usurera global.  Sintetizando, este ha sido uno de los ejes clave a lo largo de esta Década Infame Kirchnerista: cuando deben elegir entre los intereses del Pueblo Trabajador y los de la banca usurera internacional ([ix]), los Kirchner sistemáticamente eligen servir a la banca global.
  • DOS EJEMPLOS DE SERVIDUMBRE ilustrativos que reflejan esto:
    • Mega-Canje de Bonos de Deuda Pública instrumentado por Kirchner-Lavagna (junio 2005) – No solo blanqueó la Deuda Externa en lugar de investigarla como necesita la Argentina (ver Nota No. 6, arriba), sino que emprolijó la caótica situación de los más de 130 bonos de deuda existentes entonces luego del default de la deuda declarado por el efímero presidente Rodriguez Saa en diciembre 2001, transformándolos en tres series de bonos infinitamente más ordenados, controlables y supervisables.  Una de esas series, casualmente, se ajusta por inflación.  El total suscripto principalmente por bancos internacionales de esos Bonos K ajustables por inflación es por unos u$s 36.500 millones ($ 183.000 millones de pesos).  Aún fraguando los índices inflacionarios desde el INDEC, el Gobierno Kirchner apenas logra pagar los INTERESES del Mega-Canje Kirchner/Lavagna (¡Ni hablar del capital!!).  ¿Se imaginan si el INDEC blanqueara el nivel real de la inflación?  ¡Argentina volvería a caer inmediatamente en cesación de pagos!
    • Pago total de la “deuda” con el FMI(enero 2006) – Peor aún, Néstor Kirchner sorpresivamente decidió saldar la TOTALIDAD del monto de “deuda” reclamado a la Argentina por el Fondo Monetario Internacional (FMI) – casi u$s 10.000 millones – tratándolo como acreedor privilegiado por cuanto ese pago al FMI se hizo: (a) en dinero en efectivo, (b) sin quita alguna, y (c) en dólares estadounidenses.  ¿A cambio de qué?  A cambio de absolutamente NADA, por cuanto el FMI le sigue sacando “tarjeta roja” a la Argentina y sigue siendo el principal escollo que no permite al país acceder a los mercados internacionales de crédito mientras que el “riesgo país” es el más alto de la región, rondando en 1100 puntos (o sea, Argentina debe pagar 11% de interés más, por encima de las tasas de mercado).

Cuando Néstor Kirchner debió elegir entre regalarle u$s 10.000 millones al FMI o aplicarlo al bienestar del pueblo argentino, sin titubear eligió privilegiar a la banca usurera global.  En enero de 2006 el dólar estaba a 3 pesos… ¿Se imaginan lo que se hubiera podido hacer con $ 30.000 millones aplicados a la salud, educación, seguridad, vivienda, trabajo, desarrollo infraestructura social y estratégico?  Pero no:el Kirchner prefirió darle nuestras reservas al FMI.

3) AJUSTE FISCAL

La tercera “pata” de este Modelo infernal hoy lo padece todo el Pueblo Trabajador Argentino a través de la voracidad criminal de entes como la AFIP – Agencia Federal de Ingresos Públicos – a nivel nacional, ARBA a nivel de la Provincia de Buenos Aires, y entes equivalentes en las demás provincias.  Todos estos “entes de recaudación” operan principalmente como Agentes de Retención del fruto del trabajo argentino.  Se pavonean declarando que han “logrado cifras record de recaudación impositiva”, pero olvidan aclarar que luego el Gobierno utiliza esos fondos del pueblo para hacerse de los dólares que necesita para pagar la Deuda Externa.  Con sólo el robo de los fondos del Banco Central, el ANSES y el Banco Nación no les alcanza.

Ricardo Etchegaray, Hernán Lorenzino, Axel Kiciloff, Mercedes Marcó del Pont son apenas las caras visibles de una estructura fraudulenta y criminal de confiscación ilegítima que roba el dinero de los Trabajadores Argentinos.  No nos equivocamos si decimos que “roban para la corona” de una manera vil, ya que los impuestos que paga el trabajador argentino no solo van para pagar la deuda externa, sino que buena parte también son fagocitados por la corrupción de los Kirchner, Boudou, Etchegaray, Jaime, De Vido, Micelli, Shoklender, Bonafini, y por gastos irresponsables como “Fútbol para Todos” y el clientelismo de “La Campora”, el “Vatayón Militante” y otros desvaríos “K” similares.

Esta obscena voracidad recaudadora parece tener como eslogan: “¡Impuesto a las Ganancias para Todos y para Todas!”

Tan grosera es la manera en que se maneja el Gobierno Kirchner que ni siquiera se toma la molestia de derogar impuestos creados bajo Domingo Cavallo, como el Impuesto al Cheque, el IVA al 21% que iba a utilizarse para pagarle a los Jubilados y otros.  Ello no ha de sorprender cuando recordamos que cada vez que pagamos la factura de la luz, también estamos pagando un tributo a la provincia de los Kirchner, Santa Cruz ([x]).

 

4) RETRASO CAMBIARIO

Siempre que un país con moneda débil mantiene un retraso cambiario respecto de las divisas fuertes – notablemente el dólar – ello es indicio de la existencia de imposiciones comerciales y presiones financieras de los poderosos del dinero global.  A lo largo de casi cuarenta años, la Argentina atravesó tres grandes ciclos de retraso cambiario con alta inflación.  O sea inflación rápida y devaluación lenta lo que conduce paulatinamente a gravísimas distorsiones macroeconómicas que dañan al país y sólo benefician a los especuladores y parásitos internacionales y locales.

Dos de estos ciclos terminaron en auténticas catástrofes para el país; el tercero se encuentra en pleno desarrollo.  El lector podrá hacer sus propias proyecciones en base a la experiencia y el sentido común.

Cuadro del Ciclo del Colapso Argentina

Ciclo

Gobierno(s)

Parámetros de retraso Cambiario

Desenlace

1976 a 1990

(duró 14 años)

Régimen Cívico-Militar; luego

Raúl Alfonsín

“Tablita del Dólar”

  • Alta inflación endémica con tasa de cambio garantizada, resultando en enormes negocios para la banca e inversores buitres internacionales y locales.  Con ello comenzó  la destrucción de la industria nacional.
  • Argentina como “mercado importador y turístico al exterior “fue la época del famoso “deme dos”; se promovieron las importaciones y desalentaron las exportaciones, salvo productos primarios y agroindustriales en beneficios de  mercados mundiales.
  • Desarticulación de la defensa nacional
  • En campaña, Alfonsín prometió “investigar la deuda externa”; jamás lo hizo.
  • Altísimo endeudamiento en dólares.
  • La Deuda Externa pasó de:

u$s 6.000 millones (marzo 1976) a u$s 46.000 millones (1983).

Crecientes crisis inflacionarias, cuasi-default de deuda, desmantelamiento industrial, colapsos bancarios y violencia social:

–      Plan Austral (1985)

–      Plan Primavera (1987)

–      Hiperinflación (1989)

–      Colapso del Peso (1989)

–      Deuda pública externa impagable (1989/90)

–      Quiebre institucional (1989)

–      Plan Bonex

–      Convertibilidad

1990 a 2001

(duró 11 años)

Menem –

De la Rúa

Convertibilidad

  • “Corsé” del 1-a-1 impuesto por Cavallo bajo los gobiernos Menem y De la Rúa que completó la devastación de la industria nacional.
  • Dólar congelado durante una década entera contra inflación acumulada elevada; se promovieron las importaciones y desalentaron las exportaciones, salvo productos primarios y agroindustriales en beneficio de los mercados mundiales
  • Enajenamiento de activos públicos a precio vil.
  • Debilitamiento de la defensa nacional
  • Alto endeudamiento en dólares.
  • La Deuda Externa pasó de:

u$s 65.000 millones  (1990) a

u$s 180.000 millones (2001); luego caímos en default (2001/5)

Desempleo, enajenamiento de activos públicos a precio vil, desindustrialización:

–      Sucesivos Mega canjes de deuda (Planes Brady I y II, recetas FMI)

–      “Corralito” y “Corralón”

–      Quiebre institucional (2001)

–      Inestabilidad políticas y social (2002/3)

2003- ¿?

(¿10 años?)

Néstor y Cristina Kirchner

“El Modelo K”

  • Alta inflación (negada por el Gobierno a través de estadísticas del INDEC falseadas).
  • Kirchner asume en mayo 2003 con 1 u$s = $ 2,97; diez años después: 1 u$s = $ 5,00 (o sea, devaluación de alrededor del 70%; mientras lainflación real acumulada supera el 400%).
  • Desmantelamiento industrial y de infraestructura social, estratégica y de transportes;
  • Consumo de productos y servicios que no amplían (consolidan la base industrial  (electrónica, turismo, automotores)
  • Desmoralización de las fuerzas armadas
  • La Deuda Externa es reordenada y su valor real “blanqueado” a conveniencia de la banca global (Mega-canje Kirchner/Lavagna).  Cifras oficiales: u$s 194.000 millones; cifra real supera los u$s 210 millones; crecimiento de intereses y capital a ritmo acelerado e impagable.

El Modelo K es inviable según el Interés Nacional Argentino.

Desenlace previsible:

–      Crecientes fracturas internas y luchas sociales;

–      Deterioro político, económico y social…

–      Indefensión internacional

–      Inseguridad interna

Como se podrá observar, la“profundización del Modelo Kirchner”arrastra a la Argentina hacia  nuevas catástrofes como consecuencia de ceder ante las presiones de la banca usurera.  Esto es particularmente trágico por cuanto en estos momentos la Argentina debería redoblar su defensa y ataque contra la banca usurera global ya que a partir de la crisis global de 2008, Argentina contaría con el apoyo y simpatía de decenas de países y amplios sectores de opinión pública mundial que hoy comprueban en carne propia que también ellos sufren los MISMOS embates de la banca usurera: Italia, España, Grecia, Portugal, Irlanda, Islandia, Reino Unido, Estados Unidos…

Por supuesto que toda iniciativa para investigar a fondo la CO-RESPONSABILIDAD de los grandes bancos, del FMI y de las sociedades calificadoras de riesgo en los reiterados y claramente planificados crisis de deuda y colapsos financieros argentinos, no la van a tomar el FMI, Goldman Sachs, el CitiCorp o Standard & Poor.

Esa iniciativa deberá tomarla un Gobierno Argentino alineado con el Interés Nacional del Pueblo Trabajador Argentino.  Claramente, desde hace ya casi cuarenta años ningún gobierno con esas características ha logrado acceder al poder para dirigir los destinos de nuestro país, por más que ello sea el genuino anhelo y deseo de la vasta mayoría silenciosa del Pueblo Trabajador Argentino.

Como bien lo explica Giuliano, el “Sistema de la Deuda” conforma un poderoso sistema de dominio sobre países y continentes enteros.  Hoy ese Sistema se utiliza contra nuestro país como principal instrumento de dominio, control y distorsión de la economía, política y sociedad argentina.  Sus actuales ejecutores locales tienen nombre y apellido: el Gobierno Kirchner, la “Oposición” fofa y cobarde de politiqueros, y la gran Prensa Canalla.

Cristina y el FMI: ¡un solo corazón…!

En síntesis, este artículo pretende demostrar que la presidente Cristina Kirchner y su equipo son, en realidad, los mejores “alumnos” y operadores del FMI.

Si a Christine Lagarde, jefa del FMI, le preguntaran, ¿qué debe hacer la Argentina para volver a ser un “país serio” y “volver a los mercados internacionales de capitales”?   Seguramente Christine abriría su recetario y recomendaría hacer exactamente lo mismo que su homónima argentina, Cristina Kirchner, está hoy haciendo:

  • Dólares sólo para la banca usurera global.Prohibir a los argentinos poder comprar divisas por ninguna razón, causa o necesidad.  “Todos los dólares de los argentinos deben entregárselos a Goldman Sachs, CitiCorp, HSBC, JPMorgan Chase, el FMI y sus socios” en este delito de guantes blanco que hoy llevan a cabo en buena parte del mundo.    Puntaje de CFK: 10 puntos.
  • Durísimo Ajuste Fiscal.Imponer al Trabajador Argentino una voracidad fiscal a través de entes devenidos en organizaciones cuasi-delictivas como la AFIP y ARBA que “roban para la corona.”  En este caso “la corona” son los megabancos aliados al FMI y la estructura de poder del nuevo orden mundial. Con su lema implícito de“¡Impuesto a las Ganancias para Todos y Todas!”, también aquí el puntaje de CFK es: 10 puntos.
  • Reducción de subsidios, ayuda social,jubilaciones y fondos para la salud, educación, seguridad y transportes.  Aquí también, el Gobierno K apenas mantiene las dádivas para su “universo de votantes cautivos” entre los sectores más empobrecidos, necesitados y desculturizados.  ¡Ni que hablar de lo pobres jubilados a los que Cristina Kirchner les niega el 82% de mínimo que les corresponde por ley!  Pauperizar al Pueblo Trabajador Argentino para beneficiar a la banca usurera global. Puntaje de CFK: 10 Puntos.
  • Retraso Cambiario. Mantener el valor del dólar oficial artificialmente barato; no permitir que nadie compre divisas a esa tasa oficial salvo el propio gobierno que compra dólares para…. sí, sí, ya sabemos: para pagar la deuda externa a la banca usurera global. Puntaje de CFK: 10 Puntos.

Eso sí, mientras que con la mano derecha Cristina roba el producto del trabajador argentino operando como agente de retención de la banca usurera global, con la mano izquierda saluda y vocifera sus discursos zurdosos y seudo-nacionalistas “para la galería” y para confusión y escándalo de tontos y necios.

El “Modelo K” es, en definitiva, una versión siglo XXI de Estatuto de Coloniaje, tan claramente explicado hace más de medio siglo por Don Arturo Jauretche.

Como alguna vez dijera ese gran presidente y patriota argentino – tan olvidado por su propio Partido Radical – Don Hipólito Yrigoyen,“No temo tanto a los de afuera que nos quieren comprar, como a los de adentro que nos quieren vender…”

__________________________________________

Adrian SalbuchiBuenos Aires, Argentina – 24 de febrero de 2013

Adrian Salbuchi es analista en geopolítica, autor, conferencista y comentador en multimedios de radio y televisión locales e internacionales.  Conductor con Enrique Romero del programa “Segunda República” que se emite por el Canal TLV1 – Toda La Verdad Primero.

Fundador del Proyecto Segunda República (www.proyectosegundarepublica.com).   Sitio: www.asalbuchi.com.ar

Nota: También podrá ver una síntesis de este artículo en el siguiente video:http://www.youtube.com/watch?v=VaA6p-Tc2fg


NOTAS:

([i]) Siendo que la Primera Década Infame fue la de los años treinta bajo el régimen militar iniciado por el Gral. José Uriburu, que nos transformó en una colonia de Gran Bretaña (y que Don Arturo Jauretche definiera como un verdadero “estatuto de coloniaje”), la Segunda Década Infame fue la de Carlos Menem-Domingo Cavallo (1989-1999), que inauguró las “relaciones carnales” con EEUU y el Reino Unido.  La actual, Tercera Década Infame kirchnerista nos ha colocado bajo el control casi integral de poderes supranacionales bancarios, ideológicos y mediáticos a través de un gobierno títere y cleptocrático, poblado de ladrones algunas de cuyas cabezas visibles son Cristina (y Néstor)  Kirchner, Amado Boudou, Julio De Vido, Ricardo Jaime, Bonafini/Shoklender, Nilda Garré, Axel Kiciloff, Guillermo Moreno y  muchos más…

([ii]) Ver video del PSR que explica el hecho de que hoy vivimos en cualquier cosa menos en auténtica Democracia (con mayúsculas) en este link: http://www.youtube.com/watch?v=SwDXy1AH5dU

([iii]) De ahí se comprenden las razones por las cuales el primer viaje que realizara el entonces flamante presidente Néstor Kirchner en julio 2003 fuera a Londres para participar de la “Cumbre de la Tercera Vía Socialdemócrata”, convocada por elprimer ministro británico Tony Blair, bajo la tutela de su mentor socialdemócrata Sir Anthony Giddens de la London School of Economics.

([iv]) Los bochornosos espectáculos de los abrazos y besuqueos de los Kirchner con Hebe Bonafini; la banalización de nuestro Himno Nacional vociferado por roqueros drogados, los “shows” del vicepresidente Amado Boudou comportándose como un teen-ager con su guitarrita eléctrica, y la sexagenaria “presidenta” bailando a los saltos en actos públicos, son apenas algunos ejemplos de la decadencia fofa y vergonzosa de nuestros “dirigentes”.

([v]) La destrucción de las fuerzas armadas argentinas y el desarme unilateral ante peligrosísimos enemigos externos con apetencias territoriales sobre nuestro país – como lo son el Reino Unido, Estados Unidos, el sionismo internacional y la poderosa dirigencia chilena y de otros países de la región – son claros ejemplo de ello.

([vi]) Lo que permitiría a la Argentina declarar gran parte de esa “deuda” como DeudaOdiosa según la jurisprudencia y precedentes jurídicos del derecho internacional. Una extensa explicación y análisis de ello lo viene dando desde hace años el Foro Argentino de la Deuda Externa y los análisis emitidos por el Lic. Héctor Giuliano.  También sugerimos nuestro estudio “Propuesta para una solución equilibrada y a largo plazo del problema de la Deuda Externa Argentina” en:  http://proyectosegundarepublica.com/wp-content/uploads/downloads/2012/09/Propuesta-para-Resolver-el-problema-de-la-Deuda-Externa-Argentina-A-Salbuchi-Sept2004.pdf

([vii]) Héctor Giuliano, miembro del cuerpo de asesores del PSR:Investigador, Conferencista, Licenciado en Administración; ex-asesor en la Cámara de Diputados y del Senado de la Nación; Autor de la obra “Problemática de la Deuda Pública Argentina” (Cuatro Tomos, Grupo Editor del Encuentro, Buenos Aires, 2008).

([viii]) Cuán mal estarán los números del Gobierno que las últimas cifras oficiales de Deuda Pública disponibles en el sitio www.mecon.gov son al 30/6/2012.   Pareciera que no se atreven a divulgar las cifras al 31/12/2012.

([ix]) En verdad, existe gran afinidad de intereses entre los Kirchner y los banqueros internacionales, por cuanto los K y sus principales socios son, ellos mismos, multimillonarios.  No lo decimos tan sólo por la declaración patrimonial de Cristina Kirchner por más de $ 70.000.000 en 2012, casi imposible de justificar y explicar.  Lo decimos principalmente por el caso escandaloso de los Fondos Públicos de la Provincia de Santa Cruz recibidos hace ya casi 20 años, en abril 1993, por el entonces gobernador Néstor Kirchner de manos del presidente Carlos Menem y su ministro de economía Domingo Cavallo, como tributo por haber apoyado fervientemente la privatización de YPF en 1992.  Recordemos que en aquél entonces, como presidente de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) que agrupaba aChubut, Formosa, Jujuy, La Pampa, Mendoza, Neuquén, Salta y Santa Cruz, Néstor Kirchner hizo lobby entre las ocho provincias productoras de petróleo para que apoyaran la privatización de YPF a favor de Repsol a condiciones escandalosas.

Proyectados a lo largo de 20 años, aquellos originales u$s 654 millones de fondos públicos recibidos por el gobernador Kirchner e inmediatamente fugados a paraísos fiscales en el exterior, hoy darían varios miles de millones de dólares sobre los cuales los Kirchner jamás rindieron cuentas de manera clara, transparente y seria.  La conclusión es obvia: los Kirchner se robaron la mayor parte de esos fondos lo que explica sus meteóricas carreras políticas y enorme enriquecimiento personal.

Como demandantes en la Causa No. 6662/04 radicada en el Juzgado Federal en los Penal Económico de Capital Federal el 4 de mayo de 2004, hemos descripto el escandaloso manejo de este caso en un “dossier” que ponemos a disposición del lector: “El caso de los Fondos de Santa Kruz: los “desaparecidos” de Néstor Kirchner”, que puede consultarse en este link: http://proyectosegundarepublica.com/wp-content/uploads/downloads/2012/09/Fondos-de-Santa-Kruz-Libro.pdf, o puede solicitarse por correo electrónico en forma gratuita a: arsalbuchi@gmail.com.

([x]) El llamado “Impuesto de Santa Cruz” sancionado en 1989 al amparo de la Ley 23.681 impone un gravamen del 0,6 por mil sobre el consumo eléctrico a todos los usuarios del país (fíjese en su factura de luz…)

Publicado el 25 de febrero, 2013 En la categoría Argentina

Diseño web por SiteFun