Deuda Externa

DEUDA PÚBLICA Y LETRAS EN EL BANCO CENTRAL

30/12/2015

Respondiendo a exigencias del Fondo Monetario Internacional (FMI) el gobierno de Néstor Kirchner – en Enero de 2006 – procedió a pagarle por anticipado la totalidad de la deuda que entonces tenía nuestro país con el organismo, que sumaba unos 9.530 MD (Millones de Dólares), al contado y por anticipado.

Lo hizo tomando para ello reservas internacionales del Banco Central (BCRA), retirando las divisas y dejándole a cambio – como vale de caja – una Letra intransferible por ese importe, a 10 años de plazo (fecha de vencimiento 3.1.2016), que prácticamente no devengaba interés ya que su rendimiento se fijó en línea con el de la colocación de las reservas en el exterior, que es bajísimo (actualmente menos del 0.001 %).

Esta letra – lo mismo que todas las que se emitieron a posteriori en las mismas condiciones para pagar deuda externa con terceros (acreedores privados y organismos financieros internacionales) – implicaba transferir tal obligación como deuda intra-Estado y carecía de capacidad de repago demostrada.

La administración Kirchner inauguraba así su modalidad de pagos seriales de la deuda pública existente – en default desde fines de Diciembre de 2001 – privilegiando el pago de la deuda externa con terceros para desagotar parcialmente ese stock y poder retornar entonces al mercado internacional de capitales para volver a endeudarse, tal como era el objetivo del Megacanje Kirchner-Lavagna 2005-2010 y de la Hoja de Ruta Boudou 2008; objetivo que luego resultó bloqueado por la crisis con los holdouts.

La acumulación de estas letras dadas al BCRA – activos financieros de calidad nula en la práctica – se utilizó para enmascarar los efectos del vaciamiento de las reservas internacionales del país, para mostrar utilidades contables no genuinas y para distribuir en función de ello esas supuestas ganancias al Tesoro cubriendo los déficits fiscales crecientes.

Como era perfectamente previsible, estas letras intransferibles – con el primer vencimiento de principios de Enero 2016 – no tenían ni tienen capacidad de repago y consecuentemente iban a ser canjeadas por nuevas obligaciones análogas e igualmente incumplibles.

Pero la nueva administración Macri ha introducido una variante más negativa todavía para las finanzas del Estado: convierte estas letras en bonos que rinden un 7 % de interés en dólares y abre la posibilidad que tales instrumentos sean dados como garantía y/o parte de pago a terceros por el BCRA, colocándolos en el mercado secundario de bonos.

Es decir, que una deuda intra-Estado impagable pasa a convertirse así en un bono transferible – igualmente impagable aunque mucho más caro – lo que implica permitir colocar más deuda con terceros.

Hoy se conocieron así varias disposiciones legales que respaldan estos importantes cambios que encara la nueva administración Macri en el marco de su acelerado y mayúsculo nuevo festival de letras y bonos que aumentan adicionalmente y en forma extraordinaria la deuda pública argentina:

  1. Canje de tres Letras intransferibles con vencimientos en 2016 y 2020 – 16.000 MD (Millones de Dólares) en total – por nuevos títulos del Tesoro Bonar 2022, 2025 y 2027, que pagan tasas de interés del 7.75 % el primero y del 7.875 % los dos siguientes.
  2. Cambio del estatuto de estos títulos de deuda pasándolos a bonos transferibles a terceros, sea como garantía de préstamos a recibir por el BCRA para recomposición de reservas y/o como instrumentos de venta en el mercado secundario para proveerse de fondos.
  3. Esta mejora de la posición contable del BCRA se hace a costa de un fuerte empeoramiento de la deuda del Estado a cargo del Tesoro.

La operatoria se realiza en función de la nueva política de endeudamiento encarada por el gobierno Macri – ministro de economía Prat Gay y presidente del BCRA Sturzenegger – apelando a las mismas facultades especiales que viniera utilizando la anterior administración Kirchner: Decisión Administrativa 3/2015, DNU 211/2015 y resoluciones conexas.

En la actualidad – según datos al 30.11.2015 – el Tesoro debe al BCRA Letras intransferibles por 70.400 MD, a lo que debe sumarse el monto de Adelantos Transitorios por 300.000 M$ (Millones de Pesos), equivalentes a 31.000 MD. En total: 101.400 MD.

El canje de estas letras por bonos implica abrir la posibilidad cierta que el BCRA – vía garantías y/o venta directa – vuelque estos nuevos títulos públicos al mercado, interno y externo, con el consiguiente aumento macro de la deuda con terceros.

Y esta alternativa no es producto de una suposición sino resultado de los términos del discurso del ministro Prat Gay del 16.12 y de las noticias periodísticas que ya están adelantando las próximas operaciones de endeudamiento externo, empezando por la anunciada negociación en curso de un préstamo-puente o colocación de deuda a corto plazo por 5.000 MD con un consorcio de bancos liderado por la banca JP Morgan e integrado por el Citibank, el HSBC, el Deutsche Bank, la banca Goldman Sachs y probablemente también los bancos españoles Santander y BBVA.

El ministro Prat Gay ya había adelantado que la tasa de interés que se estaba negociando con estos grupos financieros iba a ser del orden del 7 % anual en dólares, lo que obviamente – por monto y por tasa de las nuevas colocaciones de deuda – va a incrementar inexorablemente el stock de la deuda del Estado, el gasto corriente por concepto de intereses a pagar y además va a empeorar el perfil de vencimientos como derivado de las nuevas obligaciones.

Lic. Héctor L. GIULIANO

Buenos Aires, 29.12.2015

Publicado el 30 de diciembre, 2015 En la categoría Deuda Externa

Diseño web por SiteFun