Primer Pilar: Refundar el Estado Nacional Soberano

Refundar el Estado Nacional Soberano conforma nuestro Primer Pilar.  Es, lejos, lo más importante pues sin la refundación de un Estado Nacional Soberano, nada de los que propone nuestro Proyecto Segunda República es factible. 

A lo largo de las últimas décadas, el Estado Argentino fue debilitado, erosionado y distorsionado hasta convertirse en lo que es hoy: un Ente de Administración Colonial que no sólo no opera a favor de intereses de la vasta mayoría del Pueblo Argentino, sino hoy es evidente que lo hace en contra del Pueblo Argentino.

Sólo basta observar la inoperancia criminal en torno a los ferrocarriles; la persecución perpetrada por entes como AFIP que confiscan el fruto del trabajador argentino para entregarlo a criminales locales y banqueros usureros internacionales – claramente “roban para la corona”; los desfalcos al erario público como el Escándalo Ciccone cometido por el vicepresidente Amado Boudou; o la falsificación sistemática de datos y estadísticas vitales por el INDEC y el secretario de comercio G. Moreno…  Apenas algunos ejemplos que reflejan una terrible realidad: en esta Argentina Colonia, el peor Enemigo del Pueblo es el propio Estado que permanentemente lo agrede, le miente y le ROBA. 

Correspondientemente, hoy el Pueblo Argentino tiene la Misión de luchar por la recuperación del Estado Soberano que le ha sido quitado.   Esto no se logra con “reformas y emparches” del Estado Colonial que nos han impuesto, sino impulsando una auténtica REVOLUCIÓN del pensamiento, de las ideas, de la Voluntad, del autorespeto y de la solidaridad.

Funciones Indelegables de un Estado Nacional Soberano

Cuando hablamos de la necesidad de refundar un Estado Nacional Soberano, nos referimos a un Estado que cumpla las siguientes funciones indeclinables e indelegables:

  • Priorizar el Bien Común por encima de intereses individuales y sectoriales, dentro del país
  • Defender el Interés Nacional ante el mundo, hoy crecientemente complejo, amenazante y cambiante.
  • Entender y prever los cambios graduales y repentinos del entorno mundial que representan enormes oportunidades para la Argentina que debemos aprovechar al máximo y en tiempo y forma; pero que también pueden representar gravísimas amenazas que debemos saber prever, evitar o al menos minimizar.
  • Conducir el País de manera Integral e Integradora; ello significa,
    • Integral – abordar toda la temática y problemática que hacen al Bienestar del Pueblo.  No puede ni debe desentenderse de ningún tema, siempre con el objetivo de garantizar el Bien Común de la mayoría, lo que no significa que deba intervenir innecesariamente ni entorpecer la iniciativa y actividad privada.
    • Integradora – toda intervención del Estado habrá de tender a unir, compatibilizar, equilibrar, sanar los males sociales y fortalecer la salud física, psíquica y espiritual de la población.  O sea,  tender a estructurar un país correctamente articulado y socialmente solidario y organizado.
  • Sanear y Fortalecer las Instituciones Sociales fundamentales:
    • Escuela Pública, la Universidad, los Hospitales Públicos, entidades culturales y de comunicación social, etc.;
    • Entes representativos de del trabajo como los gremios, sindicatos, asociaciones profesionales, agrupaciones de la Pequeña y Mediana Empresa (columna vertebral de la economía), el agro, comercio, industria
    • Interactuar de manera equilibrada y respetuosa con los diversos Cultos reconociendo la inserción histórica de la Iglesia Católica
  • Sanear y Fortalecer las Instituciones Estratégicas fundamentales como la infraestructura de transportes, comunicaciones, fuerzas armadas, de seguridad e inteligencia, protección al medioambiente.
  • Promover una Política Demográfica:
    • Orientada a equilibrar la pésima y potencialmente peligrosa distribución  poblacional en el territorio nacional.  Argentina dispone del 6to mayor territorio del mundo, mas tiene apenas la 41ava población en términos numéricos.
    • En un mundo en que poderosos intereses codician territorios inmensamente ricos como el de la Argentina, esta es una fómula para futuras catástrofes nacionales que incluyen en última instancia la fractura territorial.
    • El Proyecto Segunda República prevé a lo largo de una década, la fundación de mil nuevas localidades en zonas de baja densidad poblacional (especialmente en la Patagonia y la Pampa) y de crítica presencia fronteriza (el Noreste y Noroeste argentinos).   Para ello, se debe articular un amplio plan de viviendas dignas para trabajadores que deseen reubicarse en esa región, con posibilidades de procrear familias numerosas, contando con la necesaria infraestructura en materia de salud, educación, fuente de trabajo y demás necesidades de la familia trabajadora y estudiosa.  Ello contará con el intenso concurso del sector privado.
  • Diseñar y Ejecutar un Proyecto Nacional:
    • consistente en ejercicios de Planeamiento Estratégico y  Operativo, orientados hacia el cumplimiento de estas funciones y objetivos, en forma permanente, dinámica e incremental.
  • Promover la Patria Grande Americana:
    • Colaborar activamente con los países hermanos de la región para realizar el Hito Fundacional de conformar la Patria Grande continental soñada por San Martín, Bolivar, O’Higgins, Rosas, Artigas, Vargas, Campos y Perón.  Ello implica profundizar la integración política, social e infraestructural conjuntamente con los proyectos de integración económica en curso
    • Sólo la unión hará la fuerza en este peligroso mundo en el que vivimos, con sus pretenciones hegemónicas de unipolaridad mundial.
    • Capítulo especial merecen las estructuras de Fuerzas Armadas, tanto a nivel nacional como regional.  En lo militar, la República Argentina ha quedado desarmada e inerme ante enemigos concretos – notablemente el Reino Unido, Estados Unidos y la OTAN en las Islas Malvinas – debido a las medidas traidoras adoptadas en contra de las Fuerzas Armadas perpetradas por los gobiernos Alfonsín, Mene, De la Rúa, Duhalde y Kirchner.
    • Argentina necesita re-estructurar, re-equipar y re-capacitar sus Fuerzas Armadas para las necesidades del Siglo XX.   El último bastión de la Soberanía Nacional son las Fuerzas Armadas.
  • Garantizar al Pueblo Argentino un futuro necesariamente positivo.

Políticas de Recuperación

  • Denunciar los tratados de rendición de Menem-Cavallo  (el “Versalles” argentino)–
    • En 1990 el presidente Carlos Menem y su Canciller Domingo Cavallo suscribieron Acuerdos con el Reino Unido en Madrid, seguidos por un Tratado suscripto en Londres en Noviembre (Ley No. 24.124), ampliamente apoyados por el Congreso Nacional adicto al Ejecutivo que conforman una claudicación y rendición ante el Reino Unido como potencia victoriosa en la Guerra de Malvinas.
    • Estos tratados de “protección a las inversiones” otorgaron amplias garantías al capital privado  británico, aceptan el control y supervisión de nuestras fuerzas armadas, y de nuestra política exterior.  Luego, el Gobierno Menem suscribió tratados similares con Estados Unidos y otros países, notablemente España, Italia, Alemania, Japón, y Francia, que tienen en común el hecho de otorgar beneficios leoninos a favor de inversores privados y públicos de esas naciones.
    • Dentro de este marco jurídico se realizaron las privatizaciones de los años noventa (luego administradas por Cavallo como ministro de economía), con los efectos nocivos, escandalosos, incluso homicidas por todos conocidos (como el caso de la irresponsabilidad de Ferrocarriles TBA que causó más de 60 muertos entre 2011 y 2012 ante la total pasividad del Gobierno Kirchner).
    • El conjunto de leyes nacionales que avalan estos tratados serán derogadas, por cuanto conforman un verdadero Estatuto de Coloniaje Menemista según la oportuna frase originalmente empleada por Arturo Jauretche para describir el oprobioso Plan Prebisch promovido por la “Revolución Libertadora”.
    • Ello permitirá la revisión integral de todas las privatizaciones, concesiones e inversiones externas en servicios críticos, para así asegurar que en todos los casos se cumpla con criterios alineados al cumplimiento fehaciente y prioritario de su función social por parte de estos servicios públicos.
    •  Esto se detalla en una obra fundamental para todo argentino: “Los tratados de paz de Malvinas: hambre y desocupación para los argentinos”, del Dr. Julio César González (Édiciones del Copista, Córdoba, 2005).  El Dr. González fue secretario legal y técnico del último gobierno peronista.

Recuperación Industrial y Comercial

  • Industria Nacional – Orientar las políticas económicas hacia el desarrollo de la Industria y Comercio Nacional priorizando a inversores argentinos; promover el “Compre Argentino”.
  • Pleno Empleo – Priorizar la imperiosa necesidad de brindar trabajo digno a toda la fuerza laboral del país y la recomposición salarial para quienes tienen trabajo y se han acostumbrado al clientelismo kirchneristas (o sea, que “trabajan de kirchneristas”).
  • Agro – Priorizar la agricultura/agroindustria, la industria manufacturera, el comercio y los servicios por encima de toda otra consideración, incluyendo el comercio exterior.
  • Acción SocialPriorizar las necesidades de alimentación, vivienda digna, educación y salud de los sectores más desprotegidos;
  • Pequeña y Mediana Empresa – Brindar el máximo apoyo a las PyMEs por ser la columna vertebral productiva de la economía y principales generadoras de empleo;
  • Promoción industrial – Promover condiciones adecuadas de crecimiento y competencia a través de planes crediticios, reforma impositiva y promociones industriales en todo el país, especialmente en zonas a desarrollar
  • Mercosur – Promover la integración creciente y orgánica dentro de los bloques económicos sudamericanos vigentes, rechanzando propuestas hegemonistas como el ALCA
  • Integración regional – Suscribir acuerdos comerciales bilaterales con todos los países centro y sudamericanos
  • Moneda –
    • Promover iniciativas orientadas hacia la instauración de una Moneda Soberana continental.
    • Promover la utilización del Peso para el comercio con los países de la región; minimizar la dependencia sobre el “Área Dólar”.  Desalentar con racionalidad la venta libre de divisas, las que serán administradas por el BCRA, otorgando prioridad a las reservas para adquirir elementos clave no producidos en el País (medicamentos, elementos tecnológicos, insumos estratégicos y similares);
  • Mercados complementarios – Estrechar relaciones con China, India, sudeste asiático, África, países árabes y Rusia, sobre una base equilibrada y teniendo en cuenta las derivaciones e implicancias geopolíticas.
  • Políticas aduaneras y de subsidios según el modelo europeo y estadounidense, implementando una política arancelaria acorde con la emergencia nacional y la necesidad de reconstruir la industria nacional:
  • Exportaciones – Impulsar una política promotora de las exportaciones agroindustriales, energéticas y tecnológicas para empresas de capital argentino
  • Apoyo diplomático – Adjudicar a las embajadas y unidades diplomáticas argentinas en el exterior, objetivos concretos y verificables en materia de fomento de exportaciones y comercio exterior

Expansión Económica y Reordenamiento Demográfico: 

  • Proyectos de infraestructura estratégica y de integración nacional: autopistas, ferrocarriles, minería, puertos, aeropuertos, energía, petróleo y gas, comunicaciones, defensa, etc. y su mantenimiento y renovación;
  • Proyectos de infraestructura social: educación, cultura, salud pública, defensa civil,  políticas demográficas, seguridad interior, vivienda, salud, entre otros;
  • Urgencias sociales provocadas por 40 años de “crisis”: centros de atención integral para los más necesitados, comedores escolares, indigentes, etc.
  • Trabajo: Restaurar la legislación que brinde equidad, estabilidad y seguridad laboral al Trabajador Argentino.
  • Fundar mil nuevas localidades en todo el país, brindando la posibilidad a matrimonios jóvenes a instalarse en ellas; promover familias numerosas.  Un problema clave de la Argentina es su sub-población y asimetrías demográficas.  Hemos de poblar la Patagonia y otras regiones despobladas, preferentemente con argentinos y no con extranjeros;
  • Reubicar villas de emergencia / dignificar a sus pobladores: el punto anterior va de la mano con un esfuerzo de relocación con trabajo, salud y educación

Fortalecer la Defensa Nacional y Seguridad Interior

  • Carencia de Poder Actual: El drama argentino actual radica nuestra Falta de Poder en un mundo que se rige por los Dueño del Poder Global.  La crítica debilidad de nuestras Fuerzas Armadas hace que no se condigan con las necesidades de defensa de nuestro país lo que pone en serio riesgo la integridad territorial nacional.
  • Integrar y articular a las Fuerzas Armadas dentro del Proyecto Nacional Argentino:
    • Funcionalidad: La Argentina requiere Fuerzas Armadas potenciadas, creíbles, sólidas, modernas y altamente profesionalizadas que operen mancomunadamente con las fuerzas armadas de las demás potencias del continentes, especialmente Brasil y Chile.
    • Escenarios de conflicto: Vivimos en un mundo crecientemente violento y muy peligroso: invasiones imperialistas, terrorismo revolucionario, narcoterrorismo, conflictos religiosos y étnicos, e instigación de conflictos geoestratégicos, entre otros graves mega-riesgos. Hoy la amenaza es clara: vienen por nuestro territorio. Desde los centros de poder mundial se procurará fracturar a la Argentina en dos ––si no en tres–– países distintos.  La próxima fractura de la Patagonia es más probable de lo que pudiera parecer.  La única institución idónea del Estado para neutralizar ataques encubiertos y para preservar la integridad territorial son unas Fuerzas Armadas disuasivas al servicio de una Diplomacia inteligente, pragmática y efectiva alineada a un Proyecto Nacional Integrador.
    • Juramentar a todos los miembros de las Fuerzas Armadas y de Seguridad a apoyar de manera integral e irrestricta la Voluntad Popular de preservar la integridad territorial de la Nación Argentina, y defender la nueva Constitución Nacional.
    • Ocupación efectiva de la Patagonia Argentina y reforzar la presencia activa de las FF.AA. y de Seguridad en zonas fronterizas de alta sensibilidad y riesgo (por ej., la Triple Frontera, Salta-Jujuy y otras).
    • Terrorismo / Narcoguerrilla: Convocar al personal necesario y especializado para hacer frente a estos desafíos y otras amenazas internas y externas. Promover su entrenamiento y capacitación en este tipo de guerra irregular.
    • Adecuar las condiciones laborales de las fuerzas armadas para que sean acordes al alto riesgo al que sus cuadros están expuestos y al honor de portar el uniforme de la Nación.
    • Reintroducir el servicio militar como precondición para acceder a los plenos derechos de ciudadanía – incluidos los derechos electorales – entre la población masculina:
      • Al igual que en otros países avanzados como Suiza, Alemania, Rusia, China, Israel, Irán, el servicio militar ha de formar parte de la educación integral del ciudadano, nivelando divisiones clasistas existentes en la sociedad y tendrá como objetivo transformar al ciudadano en garante del Proyecto Nacional Argentino.
      • Quienes cursen carreras terciarias, podrán cumplir este servicio en forma aplazada, fragmentada o por otros servicios durante períodos de inactividad académica.
      • Este servicio será remunerado dignamente y se integrará dentro de un plan de servicio social obligatorio para todos los jóvenes de ambos sexos que se realizará a los 18 años o ni bien el ciudadano concluye sus estudios secundarios.  Tendrá, entre otros objetivos, el de integrarlo formalmente como ciudadano. Naturalmente, regirán las excepciones usuales para es tipo de servicio nacional.
    • Participación de las FF.AA. en la reconstrucción de la infraestructura nacional así como en los procesos de investigación y desarrollo en áreas de tecnologías estratégicas (aeroespacial, fuentes alternativas de energía y otras).

Seguridad Interior

    • Profesionalizar, rearticular y mejorar las estructuras de recursos humanos, técnicos y físicos de la Policía Federal Argentina, las policías provinciales, Gendarmería y Prefectura Naval;
    • Fortalecer y profesionalizar los servicios de inteligencia civiles, policiales y militares;
    • Controlar y neutralizar las actividades encubiertas e ilegales de servicios de inteligencia extranjeros dentro de la Argentina, particularmente los de los Estados Unidos (CIA), Reino Unido (MI5 y MI6) e Israel (Mossad / ShinBet) que sistemáticamente intervienen en los asuntos internos de nuestro país.
    • Concientizar a la población sobre los peligros de la nueva guerra social que se libra dentro del País como nueva metodología estratégica del conflicto desatado en el seno del Nuevo Orden Mundial, que procura generar situaciones de caos interno que luego justifiquen intervenciones armadas internas, externas y/o de fuerzas internacionales.  Se  enfatizará esclarecer a las poblaciones en los conglomerados pauperizadas de nuestras grandes ciudades, para que sus justificadas causas de protesta no se vean bastardeadas y aprovechadas por intereses partidarios y particulares.
    • Combatir la violencia pública desatada por patotas, bandas criminales, barras bravas, narco-mafias, activistas violentos al servicio de partidos políticos y otras organizaciones, incluidas empresas, gobiernos extranjeros, multimedios, dirigencias de clubes deportivos y otras.
    • Reformular una política inmigratoria, en base a criterios de reciprocidad y estrategias de población de zonas desiertas o de baja densidad poblacional. 

 

1er Pilar: Refundar el Estado Nación Soberano
2do Pilar: Recuperar nuestra Moneda Soberana
3er Pilar: Rechazar el sistema de Deuda Pública Externa e Interna
4to Pilar: Rescatar nuestras Instituciones Republicanas de su dependencia del Dinero
5to Pilar: Restaurar los Valores Éticos Tradicionales


MAS DETALLES:

Think Tanks

Diseño web por SiteFun